Muchos padres se cuestionan sobre el hecho de que si es bueno o no que los jóvenes aprendan un oficio, ya que con este conocimiento muchos se buscan un trabajo, y como les va bien, entonces pueden no continuar con una carrera universitaria, así que muchos padres prefieren que solo se dediquen a sus estudios y que aspiren siempre a una universidad.

Pero la realidad es que en teoría esto va a depender de las aspiraciones que tenga el joven, ya que si una persona está clara en que quiere estudiar en una universidad, nada lo detendrá, especialmente si tiene todos los recursos y el apoyo necesario para hacerlo.

Siempre es bueno aprender un oficio

Sabemos que hoy en día la mayoría de las personas que se gradúan de la universidad no trabajan en su profesión, muchos se dedican a otros oficios que puede que hayan adquirir desde muy jóvenes o en el transcurso de su paso por la universidad.

Lo cierto es que aprender un oficio puede salvarte la vida en cualquier momento, no solo de joven, ya que muchos adultos se han quedado sin sus trabajos formales en un momento determinado y saber un oficio profesional les ha ayudado a tener un ingresos, como es el caso de los cerrajeros Sant Feliu de Llobregat, es un oficio que muchas personas aprenden y que es muy bien remunerado.

En el caos de quienes se dedican a la seguridad de los bienes inmuebles, tienen suerte de que se trata de un servicio muy demandado y que deja importantes ganancias, por ello muchos profesionales universitarios incluso han decidido formarse como cerrajeros y esto les ha ayudado a subsistir.

Es una forma de asegurar que podrán defenderse en el futuro

Muchos jóvenes no tienen los recursos para poder estudiar una carrera universitaria, y el saber un oficio importante puede ser la manera de lograr sus objetivos en el futuro, ya que cuando un joven tiene claro lo que quiere ser, utilizara el oficio que conoce para trabajar y poder pagarse sus estudios en la universidad.

De manera que no está mal que los padres dejen que sus hijos adquieran conocimiento sobre un oficio en especifico, además puede ayudarles durante la universidad y en su vida, ya que un oficio también puede ser un pasatiempo que le ayude a drenar el estrés, como es el caso de quienes aprenden de pastelería, de quienes saben de jardinería, del trabajo en la madera y la orfebrería.

En fin, tener un oficio nunca será mala idea, todo lo contrario, todos los jóvenes deberían tener un oficio profesional antes de entrar a la universidad, y que si por alguna manera no terminará su carrera universitaria, al menos contaran con un conocimiento que les ayude a ganarse la vida.

Los padres deben incentivar el aprender un oficio

Actualmente en las escuelas secundaria, los jóvenes ven materias que les ayuda a aprender un oficio, esto puede ser la base para saber qué cosas les gusta y cuáles no, pero si ven que es bueno en algo, los padres pueden pagar cursos especializados para que sean profesionales en ello.

Por admin

error: Content is protected !!