Es cierto que tener hijos te cambia la vida, sin embargo, formar una familia no es razón para que olvides tus sueños y aspiraciones laborales, de hecho, debería ser una de las motivaciones más grandes para seguir adelante.

Debes esforzarte un poco más, superar más situaciones difíciles, pero no significa que será un sueño imposible de alcanzar, y para ayudarte, te dejamos algunos consejos.

Disciplina y organización

Ser madre o padre puede requerir de mucho tiempo, por lo que el tiempo disponible para estudiar puede ser un poco limitado, así que debes aprovechar al máximo, cada minuto.

Analiza tus actividades diarias y las rutinas de tu bebé, es decir, si asiste a una guardería, las horas de dormir, entre otros momentos.

Si tienes a tu familia cerca, será un gran apoyo para ayudarte a cuidar a tu peque, como el cerrajero es de gran ayuda para proteger tu vivienda, en especial si tienes exámenes o debes entregar algún proyecto en una fecha específica.

Los sacrificios son necesarios

Como se mencionó anteriormente, el camino a alcanzar tu meta de obtener un título, no será fácil y vas a tener que hacer sacrificios y mucho esfuerzo. Por una parte, olvida que debes mantener el ritmo de tus compañeros solteros y sin hijos, que pueden dedicarse al 100% a sus estudios.

Vale destacar que esto aplica tanto en el ambiente académico, como en el recreativo… Debes aprender a tomar decisiones y definir las prioridades de tu tiempo, en otras palabras, las fiestas deben quedar excluidas de tu rutina, por lo menos por un tiempo.

Asimismo, otros momentos divertidos también se verán reducidos, como las películas, salidas y encuentros familiares… como ves, sacrificios, pero debes soportar esta situación, porque al alcanzar el objetivo, verás que ha valido el esfuerzo.

Necesitas hacer pausas para recargar baterías

No estamos diciendo que debes estudiar un ciclo y suspender los cuatro ciclos siguientes… En lo absoluto.

Pero, si es importante que estés consciente de las responsabilidades que has adquirido, entre tu peque y los estudios. No vas a avanzar tan rápido como tus compañeros, no dejes de moverte hacia tu meta.

Evita las frustraciones, ten tu propio ritmo, sin compararte con nadie. Recuerda que la mejor manera de alcanzar un proyecto a largo plazo, es ocuparte en dar un paso a la vez, por lo que debes trazarte objetivos realistas, que en realidad puedas ajustar a tus rutinas para su cumplimiento.

No te olvides de tus momentos de descanso, estos son indispensables para tu salud. Si te exiges demasiado, olvidando que debes descansar, vas a terminar enfermando, o te vas a frustrar, pensando que no eres una persona que merece obtener un título profesional y terminarás abandonando tus estudios.

No importa que tardes un poco más que los demás, pero no te detengas.

No abandones a tu familia

Has decidido retomar tus estudios, y eso es genial, pero no debe ser razón para dejar de disfrutar tiempo con tu hijo y pareja.

Encuentra el equilibrio, los extremos no son buenos, ten presente que no debes estar 100% con tu familia, porque necesitas tiempo para alcanzar tus metas y propósitos. Pero, tampoco debes permitir que tus responsabilidades académicas deben impedir el tiempo con tus seres queridos.

Por admin

error: Content is protected !!